• TerapiasContextuales.Com

“Contigo… unión y compasión”


Cómo cultivar la amabilidad afectuosa en la pareja.

Empezamos esta entrada recordando una idea que Carl Sagan, excelente divulgador científico, nos transmitió hace ya años: “Estamos solos en esta roca, nadie vendrá a salvarnos, seamos amables entre nosotros”.

Las relaciones entre los seres humanos son como el mundo que habitan: tienen un origen casi azaroso, les influyen fuerzas tan poderosas como desconocidas muchas veces, y la responsabilidad de lo que se haga en su superficie está en sus habitantes. Es esta última característica en la que queremos centrarnos para desarrollar nuestra propuesta: seamos amables, porque simplemente es lo mejor que podemos hacer para sobrevivir.

Y... ¿qué es ser amable? Vamos a explicártelo con algunas propuestas que podrás practicar en tu propia piel además de compartir con las parejas que como terapeuta trates en consulta, para que envíen una sonda en busca de ayuda proveniente del espacio exterior...

1. Ser amable empieza en uno mismo.

Dedica algunos momentos a conocer esos mensajes de crítica y juicio que llegan en momentos en los que estamos en silencio, como los de: "No eres suficientemente bueno", "Deberías trabajar más", "Vas a fracasar"... Puedes notar todo eso, como esa parte de ti que tiene miedo de tantas cosas... ese niño o niña con miedo que te quiere advertir de todo lo que puede ir fatal. Si eres capaz de notar esa pequeña parte de ti, un poco repelente e insolente, que sólo quiere tu atención a toda costa (a menudo a costa de tu propia salud, claro), serás capaz de ofrecerle algo de amabilidad, reconociendo su momento y su lugar, respondiéndole algo como: "gracias por avisarme, es tu trabajo, no lo estamos haciendo tan mal, voy a seguir con lo que estaba, puedes quedarte si quieres, hasta otra". Esto mismo podemos pedirlo en consulta, dentro de la estrategia de Terapia Integral de Pareja (TIP) que llamamos Unión Empática, en la que cada miembro de la pareja habla de su niño/niña interior.

2. Ser amable implica tratar amablemente a los que te rodean.

Si bien empieza en uno, no se queda ahí. Siguiendo con el ejercicio anterior, una vez hemos reconocido a nuestro propio niño estamos en disposición de notar el niño o la niña de nuestra pareja, cuando toma su control y entra en un berrinche de miedo o dolor. Entonces podemos tratarle tal y como trataríamos a alguien que llora desconsoladamente y no sabe muy bien por qué: con cariño, suavidad y amabilidad. Aquí, nos olvidamos de tener razón: a esa parte tan pequeña de uno le da igual la razón. Nos centramos en transmitir que estamos presentes, que no nos vamos a ir y que no está mal que llore, se queje o exprese su dolor durante un tiempo.

3. Ser amable no es aguantar lo inaguantable.

Ser amable nos permite acompañar de manera afectuosa... y también nos permite abandonar y marcharnos de la misma manera, con dolor posiblemente, pero con el menor sufrimiento y de la manera más limpia y sana. Ser amable empieza en uno mismo y eso mismo facilita que se pueda ofrecer a la otra persona sin esperar recibir nada a cambio (si esperas algo a cambio... será cualquier cosa menos amabilidad).

Llegado el momento, podemos ofrecernos a nosotros mismos la amabilidad afectuosa de no quedarnos más en un mundo al que elegimos no pertenecer... y sobre todo, podremos ofrecer a nuestro compañero/a la posibilidad de habitar lugares diferentes, más acordes a sus intereses. Este es el primer paso para evitar una Guerra de los Mundos... y poder convivir en paz, armonía e incluso amistad, aún con habitantes de planetas extraños y lejanos de los que una vez formamos parte.

Si quieres saber cómo intervenir en problemas de pareja utilizando este y otros principios, no dejes de matricularte en nuestra formación totalmente online en Terapia Integral de Pareja, ¡haz click en la siguiente imagen!

#terapiadepareja #terapiaintegraldepareja #unión #compasión #aceptación

0 vistas

© TerapiasContextuales.Com, Todos los derechos reservados. MÁLAGA.

info@terapiascontextuales.com   |  633 84 44 38   |   Málaga