• TerapiasContextuales.Com

AC: ¿Cómo potenciar el cambio en mayores con depresión? Un ejemplo clínico


- No olvidemos que los “siempre” y los “nuncas” son malos consejeros, mientras que el amigo más honesto que tenemos es el “depende” -

En terapia, el psicólogo debe hacer lo posible para que sea el cliente el que genere sus propias reglas a partir de la experiencia, evitando dar sugerencias y consejos demasiado directos o rápidos: ¿esto es siempre así? Creemos que puede haber excepciones, y vamos a comentar una de ellas.

Es posible que tratemos con una persona bien entrenada en seguir órdenes de tipo cumplimiento, socialmente reforzadas antes que potenciadas por las contingencias directas del entorno: en ese caso, que puede ser el de una persona mayor con una educación y estilo de vida muy ajustado a lo socialmente normativo, podemos establecer ciertos cambios en nuestro estilo terapéutico para conseguir avances.

Pongamos el caso de Rafaela, una mujer de 72 años que consulta porque ha caído en un estado de angustia, desesperanza, desánimo, llanto continuo, estrés y despistes frecuentes. Lleva así tres meses. Descartando causas orgánicas y revisando los últimos informes médicos, nos cuenta cómo ha sido su vida: ha tenido pérdidas dolorosas, cambios importantes y no hay absolutamente nada reciente que pueda explicar -nos cuenta-el estado en el que se encuentra. Teme volverse loca. Cuando se siente así, llora, llama por teléfono a su hermana, deja de hacer cosas, dice a su familia que no quiere verlos, renuncia a cuidar de sus nietos, etc…

Explorando el contexto de la persona, su historia de aprendizaje y sus experiencias vitales, podemos ver que existe más probabilidad de activación ante sugerencias directas, explicaciones concretas y “empuje” a la puesta en práctica de principios antidepresivos que puedan ayudarle de una manera simple y eficaz.

En este caso, fueron necesarias realmente pocas sesiones de programación conductual de actividades que había dejado de hacer, así como de instrucciones muy directas como la que se ilustra a continuación:

  • Pero es que yo me siento muy mal, yo no sé si voy a salir de esta…

  • Vale, ya vemos cómo funciona esto, ¿verdad? Vas a tener que recuperar las cosas que hacías antes, poco a poco, ¿por dónde empezamos?

  • Pero es que yo no sé si…

  • [cortando] Claro que dudas, es normal, ¡venga!, sabes mejor que yo que las cosas importantes cuestan, ¿verdad?

  • Sí pero…

  • [cortando] ¡Por eso! ¡Vamos! ¿Qué vas a hacer mañana?

  • Pues… yo antes salía a comprar todos los días, me dejaba los guisos hechos…

  • Venga genial, lo anoto aquí, vamos a hacer un listado de cosas por hacer, y conforme las hagas marcas con una “X”, ¿de acuerdo?

  • Bueno, no sé yo si… pero bueno… tú me dirás que eres el profesional, yo te hago caso

  • Vale, aquí lo pongo, ¿ves?

Al cabo de unas sesiones en las que se repetía la misma estrategia, Rafaela vio que estaba pasando por una racha complicada, que lo que tenía que hacer era seguir adelante con las cosas aunque no le apeteciera, y que ya no necesitaba más sesiones, por lo que se inició el seguimiento.

Si su historia de vida hubiera sido menos ajustada a lo socialmente normativo, no sería en absoluto descabellado utilizar reglas tipo seguimiento, quizás metáforas, instrucciones indirectas o similar, para promover el cambio.

Como conclusión, no olvidemos que los “siempre” y los “nuncas” son malos consejeros, mientras que el amigo más honesto que tenemos es el “depende”, siempre y cuando nos mueva a un buen análisis funcional.

Puedes aprender a poner en marcha estas estrategias gracias a la formación en Activación Conductual para la Depresión.

¿Quieres saber más? Puedes informarte en la siguiente imagen:

#depresión #activaciónconductual #contextuales #marinopérez

0 vistas

© TerapiasContextuales.Com, Todos los derechos reservados. MÁLAGA.

info@terapiascontextuales.com   |  633 84 44 38   |   Málaga