• Administrador

ENTREVISTA al Dr. Carlos Salgado: ¡No odiamos ACT ni Mindfulness! ¡De verdad!


Esta entrevista la llevamos a cabo junto al Dr. Carlos Salgado, profesional de gran recorrido y experto en abordaje contextual en comportamientos cronificados.

Como decíamos, ACT y Mindfulness son herramientas poderosas. Si bien no son la panacea y debemos evitar dogmatismos, eso no es barrera para que sigamos formándonos y, ante todo, investigando.

Hoy os traemos la entrevista al Dr. Carlos Salgado, al que consideramos pionero en España en aplicar e investigar sobre ACT y Mindfulness en una población concreta: personas con problemas resistentes y crónicos. En nomenclatura clasificatoria, nos podemos referir a estas conductas como Trastorno Mental Grave.

Tiene amplia experiencia en el abordaje de estas problemáticas, y también como docente y formador: es fundador del centro PsicACT en Valladolid, con una oferta muy interesante de formación presencial en diferentes niveles de terapias contextuales, que podéis consultar aquí. [http://www.consulta-psicologo.es/index.php?it=11]

Sin más, vamos con la entrevista.

TerapiasContextuales.Com: Antes de nada Carlos, gracias por tu tiempo y atención, el trato contigo siempre es amable y cercano y eso es algo que agradecemos naturalmente. Echándole un ojo a tu recorrido profesional, vemos que has centrado tu interés en personas que están en situaciones persistentes y complicadas, con problemas que son resistentes al cambio. Podemos ver demencia, esquizofrenia, etc… ¿fue una decisión determinada focalizarte en estos problemas?

Dr. Carlos Salgado: Sin duda que no, creo que ha sido todo un cúmulo de circunstancias personales y laborales lo que me llevó a ello. Me voy a dar permiso para ser algo más amplio en esta pregunta, prometo ser más breve en las siguientes.

Por un lado, mi vulnerabilidad personal. Toda una vida dedicada a la lucha contra una etiqueta, la Disfemia (la tartamudez) que lejos de ayudarme me metió en un cúmulo de conductas de evitación. Mi paso por la Universidad, algún profesional que otro, tampoco me ayudó. Por otro lado, el desarrollo profesional. He trabajado en el ámbito de los Servicios Sociales durante 7 años con personas en riesgo de exclusión social. En el ámbito de la salud desde el año 1994 y en concreto trabajé durante 8 años en unidades de Agudos, Convalecencia y Crónicos del Complejo Hospitalario San Luis y del Centro Benito Menni de Valladolid, para finalmente poner en marcha el Centro de Psicolgía PsicACT en Valladolid.

Actualmente también estoy inmerso en el ámbito educativo, como Profesor Asociado en la Facultad de Educación y Trabajo Social de Valladolid.

Todo ello ha hecho que, humildemente, no sea especialista en nada, pero creo que todo este periplo, me ha aportado una experiencia y perspectiva muy amplia y a la vez contextual, de las dificultades y del sufrimiento humano.

Hubo un punto en el que estas dos áreas coincidieron. Trabajaba, en el Hospital Benito Menni de Valladolid y tuve la suerte de poder tomar contacto con la Dra. Carmen Luciano y su trabajo. Para una persona que estaba formada en el modelo Cognitivo Conductual y con una vida personal repleta de control de situaciones, el contacto con la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) fue un descubrimiento. Fuí demasiado ingenuo y quizás prepotente, al pensar que yo podría leerme un libro y aplicar todo ello. Os podréis imaginar el resultado. Intentar aplicar ACT bajo una filosofía mecanicista. Mi primer contacto con la Dra Luciano, además de ser revelador fue una cura de humildad. Y a partir de ese momento empecé a formarme en ACT y, a nivel personal, también a practicar la Aceptación. Todo ello me llevó a investigar en mi trabajo (con personas con alto nivel de cronificación) lo cual se concretó en mi Tesis Doctoral (proyecto este que había desechado muchos años atrás por….evitación). La Tesis fue uno de los primeros intentos de comparar un protocolo de ACT y un protocolo de Mindfulness en personas con Trastorno Mental Grave y Cronificado, con resultados muy reveladores, que sinceramente, creo siguen estando vigentes. Mi Tesis no sólo fue una investigación, sino todo un proceso de trabajo con mis barreras personales. Fui consciente que, a medida que me alejaba de la lucha con mis barreras y ponía el foco en lo importante para mí, el trabajo en Aceptación se facilitaba. Y entonces me di cuenta. ¿Dejé de tener miedo…? No, seguían estando ahí, pero mi vida era mucho más significativa. Poco a poco aprendí a ir admitiendo mi vulnerabilidad públicamente como parte de lo que soy y no como una forma de evitación.

Después de los resultados tan positivos obtenidos con la aplicación de los protocolos derivados de mi Tesis, en personas cronificadas (eran personas con una media de diagnóstico de 15 años y una media de hospitalización de 5 años) me surgió una duda. Si estos han sido los resultados al aplicar ACT en un contexto biomédico, qué podría ocurrir si la aplicación se realiza en un contexto 100% contextual-funcional. Y ello me llevó a pedir una excedencia en el hospital y montar el Centro de Psicología PsicACT hace 5 años. Esto últimos años de trabajo, me han permitido conocer mucho acerca de a) las interacciones para despatologizar aquello que llamamos enfermedad mental b) que, si nos damos tiempo y trabajamos con nuestras propias barreras podemos concluir que todo está en la historia y c) la importancia del contexto en la cronificación de los problemas asociados al sufrimiento.

Actualmente todo este aprendizaje me ha llevado también hacia el ámbito educativo. Todo está relacionado y me llama mucho la atención formar a aquellas personas que van a ser educadores de los niños del futuro. Si esto lo hacemos bien, podremos desarrollar un mundo mejor en todos los ámbitos. Los desarrollos sobre las leyes de la conducta humana, nos permite ser optimistas en este punto, aunque también es cierto que ciertos contextos sociales no ayudan.

Perdonad la extensión, pero como podréis ver, no se entendería mi decisión de dedicarme a estos temas, sin conocer el contexto en el que se produce. “Todo está en la historia”.

TC.COM: Sabemos por experiencia que desarrollar un perfil como docente, investigador y además clínico es algo que genera muchas dificultades y barreras; en tu caso, dedicándote a población que parece presentar mayor resistencia al cambio, ¿cómo ha sido tu experiencia en los diferentes ámbitos?, ¿qué barreras has encontrado?

D.C.S: ¡Prometo ser breve esta vez! Mi experiencia en todos estos ámbitos siempre es la misma y además en dos sentidos contrapuestos. Por un lado, muy positiva. He de reconocer que de todos estos ámbitos he aprendido muchísimo (aunque cada vez la sensación es que sé menos) son ámbitos todos necesarios y desde mi perspectiva deberían de estar todos conectados. Todos forman parte de lo mismo. Pero, por otro lado, y ya hablando de las dificultades, mi experiencia ha sido que he encontrado muchas barreras que se derivan del contexto. Me refiero a una sociedad organizada en torno a la competitividad, a las necesidades personales, la rentabilidad, y no a la cooperación, ayuda al otro, etc. En fin, las derivaciones de todo ello son muchísimas a nivel educativo, organizacional, social, salud y no podría desarrollarlas desde mi perspectiva de una forma breve. Ello no implica que nos debamos quedar quietos, únicamente quiero plasmar una visión contextual y la necesidad de poner el foco de atención en las bases de los problemas y no en hacer que las consecuencias sean más tolerables.

Finalmente me gustaría añadir que cuando hablamos de una población resistente al cambio, realmente yo no lo percibo de esa forma cuando estoy delante de un cliente. La resistencia al cambio parece que quiere decir que la persona no quiere cambiar, y lo que mi práctica me dice, es que, las personas con dichas dificultades, no quieren estar así. Es más, esa lucha puede ser parte de su problema. Nosotros como profesionales que quieren contribuir a su vida, tenemos que aprender a analizar de qué está compuesta lo que llamamos resistencia y, con toda seguridad, llegaremos a ver su origen social. En estos casos, es importante ser muy respetuosos con su sufrimiento, ayudarles a tomar contacto con lo que les importan y aportar prácticas que faciliten la aceptación en función de pequeñas acciones de valor. Todo ello cultivando la paciencia y la gestión de las propias barreras del terapeuta.

TC.COM: Entrando en una parte más específica, nos gustaría preguntarte qué es ACT en base a tu experiencia, aprendizaje y desarrollo. Más allá de definiciones consensuadas, nos encantaría conocer la definición de ACT de Carlos Salgado -y de su historia, ¡inevitablemente!

D.C.S: ACT es la punta del Iceberg. Toda una forma de procedimientos de interacción y empoderamiento real del otro, con base en los desarrollos de las últimas décadas sobre las leyes de la conducta humana. Estos desarrollos nos están permitiendo conocer de forma más parsimoniosa los elementos que están a la base de la conducta saludable y aquella que denominamos patológica. ACT es la implementación de procedimientos que permiten a las personas relacionarse con los eventos privados de una manera diferente, de manera que éstos no se conviertan en los dueños de las acciones de las personas, sino que sea la persona, la que emita acciones congruentes con la huella que quiere dejar.

Lo esencial de todo ello, desde mi perspectiva es la conexión de ACT con la Teoría de los Marcos Relacionales (RFT-que es una moderna teoría sobre la cognición y el lenguaje) el Análisis Funcional de la Conducta y su asentamiento sobre una filosofía Contextualista-Funcional. El conocimiento de todo ello nos permite no sólo saber que hay cosas que funcionan, sino saber por qué funcionan y cuando no es así, también saber por qué no están funcionando. Este conocimiento, como podrá entender el lector, nos permite un mayor recorrido a la hora de desarrollar procedimientos eficaces de intervención.

TC.COM: De igual manera, nos gustaría preguntarte, ¿qué es Mindfulness?

D.C.S: Para contestar a esta pregunta no me gustaría caer en tópicos y tampoco en expectativas que puedan minar la eficacia de este tipo de prácticas. Es una forma de autoconocimiento, de dirigir la atención y tomar conciencia de lo que pensamos y sentimos y de aquello que puede presentarse como barreras personales. La pregunta esencial desde una perspectiva Contextual Funcional, es ¿para qué quiero tomar conciencia de todo ello? y, una vez que soy consciente ¿qué voy a hacer con ello?

Las prácticas de Mindfulness permiten diferenciar a la persona que piensa y siente de lo que es pensado y sentido, permiten trabajar la aceptación y permiten generar otras claves de relación con los eventos privados que empoderen a la persona respecto a sus acciones y favorecer la emergencia de lo importante para la persona.

TC.COM: A la hora de intervenir en problemas graves y cronificados, ¿por qué utilizar ACT y no otras terapias o intervenciones?

D.C.S: No seré yo quien defienda a ultranza una terapia o intervención frente a otras. Mi defensa va, por un lado, hacia un cambio de paradigma (que se está pidiendo de manera muy incisiva) que tenga en cuenta la base contextual de los problemas y enfatice una visión funcional de la conducta. Y por otro, mi defensa es que los profesionales se formen sobre terapias o procedimientos asociados con las leyes de la conducta o sea que se potencien intervenciones más ajustadas a lo que somos como seres humanos y más pragmáticas para la persona.

Finalmente, mi experiencia también me dice algo que ya se ha estudiado en muchas ocasiones y, es que, independientemente del tipo de terapia o intervención utilizada, un porcentaje muy elevado de la eficacia terapéutica, se debe al tipo de vínculo que se genera con el cliente. En este sentido, la investigación básica ya va aislando cómo deben ser dichas interacciones, las cualidades a potenciar del terapeuta, cómo trabajar sus barreras, cómo validar y cómo empoderar. Aprovechemos que sabemos más sobre ello y enseñemos a los profesionales a las habilidades generar ese tipo de vínculos tan saludable, que aleja de la cronicidad y, posteriormente, enseñemos los procedimientos. Sin duda, desde mi perspectiva, ACT sería la más útil por su conexión con todo lo que he planteado, pero soy conocedor de que hay profesionales que lo hacen muy bien y que seguramente no aplican ACT o Mindfulness de manera formal.

TC.COM: En relación también a ACT, existe una tendencia a unificarla junto a Mindfulness, de manera que casi se asume que no hay lo uno sin lo otro, y se podría pensar que lo que hace que ACT sea eficaz es su parte de Mindfulness; sin embargo, una de las críticas que se hace a ACT (y a Mindfulness también), es que sus efectos pueden explicarse de una manera más parsimoniosa mediante el efecto de la exposición a los estímulos -simbólicos o no- que disparan reacciones internas, y que con estrategias como Defusión, Mindfulness y Aceptación, realmente se está trabajando en exposición, orientando a Valores -que serían un conjunto de reglas verbales relacionadas con dirigir a la persona a reforzadores naturales en su entorno. ¿En qué manera crees que ACT y Mindfulness innovan o aportan algo nuevo, en relación a mecanismos de cambio?

D.C.S: ¡Vaya, tengo la sensación que me voy a alargar aquí también!

Hay varios aspectos a abordar en esta pregunta. En primer lugar, no quiero responder a las críticas, sino dar mi punto de vista desde la práctica.

¡Claro que hay exposición! La pregunta que nos debemos hacer los profesionales no es si se llama de una forma u otra, o si lo que se está haciendo tiene un nombre otro. Eso creo que es una forma de alimentar nuestro ego. Yo me he encontrado en la práctica con situaciones en la que se ha realizado exposición y, en ocasiones ha funcionado y en ocasiones no. En esos casos mi pregunta ha sido ¿por qué no está funcionando? ¿qué está ocurriendo? Pongo un ejemplo, si yo tengo miedo a montarme en un coche porque he tenido un accidente. Y alguien me dice con toda su buena voluntad y conocimiento, “es importante que no dejes de montarte, tienes que exponerte”. Si lo hago y al cabo de un tiempo he conseguido que mi vida siga correctamente, seguramente diré que eso me ha servido y tendré la superstición de que si, a alguien le ocurre lo mismo, y hace lo mismo, sigue montándose su miedo se va y puede continuar con su vida. Pero qué pasa cuando una persona ha seguido ese consejo y vuelve a consultar porque el miedo no se le va ¿qué está pasando ahí? Todo tiene que ver con la función con la que realiza la acción, no es lo mismo montarse en el coche para ver si el miedo se me va, a montarme en el coche para ir a trabajar. En este segundo paso, el trabajo en aceptación se facilita. No por exponerme, estoy aceptando.

En fin, lo que quiero decir, es que para mí no es importante el aferrarse a una práctica, terapia o modelo, sino conocer los aspectos básicos de los procedimientos, experimentar con ellos, enriquecerlos desde la ciencia, y lo que es más importante posibilitar cambios contextuales. Por ejemplo, hacer un énfasis mucho mayor en que en las Universidades tengan una línea de actuación dirigida a la contribución social y para ello es esencial la formación de los futuros profesionales en los desarrollos más modernos y novedosos que tienen que ver con las bases de la conducta humana estudiadas experimentalmente. Ello llevaría a un progreso de la profesión y por ende a una mejora en la atención a las personas con problemas cronificados.

En cuanto a que aportan de nuevo, yo creo que no debemos de confundir la innovación, creo que eso puede derivarse de la división de las Terapias en Generaciones. Seguramente, desde mi perspectiva, la innovación no está en ACT o Mindfulness. Mi experiencia profesional, formadora de profesionales del área de la salud mental y mi contacto en el ámbito Universitario con otros profesionales, me dice que lo que innova no es ACT o Mindfulness, sino los desarrollos asociados a la RFT, esa moderna teoría que nos permite identificar y explicar la enorme variabilidad de la conducta humana. Cuando doy cursos a profesionales de la psicología o de otros ámbitos y de otras terapias, siempre me comentan, “eso me resuena a lo que hacemos en hipnosis” o eso “lo hace ya una determinada terapia”, o “se parece a”… Efectivamente, seguramente no se ha descubierto mucho respecto a los procedimientos, sino que la novedad está en que empezamos a saber por qué hay cosas que no funcionan, qué es lo que no está funcionando y qué añadir a lo que ya se hace para enriquecer una determinada práctica o procedimiento. Y lo que más me gusta a mí, el conocer qué está en la base de que la gente “enferme”, hace que no sólo nos centremos en aliviar a las personas que lo están pasando mal, sino, ir a la base, y ayudar a generar un contexto más saludable que haga que la gente no enferme. “Entiéndase la palabra enfermar como una forma de entendernos, ya que no es una palabra muy útil desde una perspectiva funcional”

Por otra parte, no es que sea innovación, sino que lo que parece ser una demanda clara a nivel de salud, servicios sociales, educación etc, es un cambio de paradigma y en ello, el Contextualismo Funcional parece que puede dar una respuesta más pragmática a los problemas asociados al contexto del mundo actual.

TC.COM: Para ir terminando, sabemos al igual que tú que ACT aporta realmente a la práctica clínica, y nos gustaría conocer en tu perspectiva y experiencia como formador de psicólogas y psicólogos, ¿por qué deberían formarse en ACT, en particular, y en Contextuales en general?, ¿qué soluciones les aporta?, ¿qué “ganan”, tanto en su vida profesional como personal?

D.C.S: Creo que ya he podido contestar en una pregunta anterior, con lo que seré breve. Formarse en ACT, no solo es formarse en un cúmulo de procedimientos o técnicas, es formarse en el conocimiento básico de la conducta, formarse en una interacción diferente con las barreras personales (que todos las tenemos) formarse en aprender a mantener una dirección al servicio de atender y ayudar a la persona que tienes delante por encima de condicionantes sociales y personales y es formarse en algo que permite contribuir a nivel social. Les va aporta autoconocimiento, conocimientos y también habilidades para navegar por la vida, en donde la parte profesional, es únicamente un área.

En este sentido destacaría un proyecto en el que estoy inmerso actualmente y ante el que estoy muy ilusionado. Se trata del desarrollo de un Programa de Mindfulness y ACT para profesionales del área de la salud mental, financiado por el Programa Erasmus + de la Unión Europea, conjuntamente con otros socios de España, Eslovenia y Suecia. En dicho proyecto, se han incorporado los últimos avances sobre la Flexibilidad Psicológica que permiten el enriquecimiento y mejora de las prácticas de Mindfulness. ¡Muy pronto tendréis noticias de ello!

TC.COM: ¡Muchísimas gracias por tu participación con nosotros, Carlos! Creemos que difundir y comunicar sobre Terapias Contextuales, y visibilizar el trabajo de grandes y experimentados profesionales en diferentes áreas, es clave, como parte de la contribución a una sociedad que esté en contacto con sus valores.

D.C.S: Muchas gracias a vosotros por darme esta oportunidad y os agradezco también el trabajo estupendo de difusión que estáis haciendo. Como he dicho con anterioridad, ello posibilita hacer una sociedad mejor.

Si queréis conocer más sobre el Dr. Carlos Salgado y su equipo o para conocer más sobre Planes de Formación de PsicACT

www.psicact.es // administración@psicact.es

Facebook: centro de psicología psicact

Para contactar con Carlos Salgado

csalgado@cop.es


146 vistas

© TerapiasContextuales.Com, Todos los derechos reservados. MÁLAGA.

info@terapiascontextuales.com   |  633 84 44 38   |   Málaga