• TerapiasContextuales.Com

Trabajar la depresión fuera de consulta

Actualizado: 14 de nov de 2019


Hoy compartimos la duda que tuvo una alumna de la que nos enorgullecemos por ir más allá y preguntar sus inquietudes: ¡consideramos que hacer preguntas es un gran síntoma de profesionalidad!

Como sabéis, en nuestra formación el alumno/a tiene un contacto directo con el docente, y nos gustaron tanto sus preguntas que queremos compartirlo con el resto de compañeros/as, ¡si lo disfrutáis será culpa de la alumna! :)

Acabo de ver una de las clases en diferido de activación conductual en depresión ( la del 15 de mayo) y me interesa mucho uno de los puntos que se abordan al final, en concreto, el hecho de dar la oportunidad al paciente de salir de consulta si es posible.

Me gustaría saber un poco más sobre esto o cómo llevarlo a cabo, ya que es una estrategia que me parece muy enriquecedora y útil pero nunca he tenido la oportunidad de ver cómo se establece o acuerda con el paciente, si se limita a una duración concreta, si se queda con el paciente fuera o dentro de consulta y se restringe a su horario o se establece un horario deferente. Si me pudieseis facilitar algún ejemplo me sería de gran ayuda.

Muchas gracias de antemano.

Aquí nuestra respuesta

Trabajar con el paciente fuera de consulta, en un entorno algo más natural, es una opción a la que no debemos cerrarnos, aunque tampoco debiéramos hacerlo "porque sí".

Suele estar indicado cuando se estima que es preferible entrenar algunas habilidades antes fuera que dentro, y también cuando la persona no cuenta con esa habilidad y es poco probable que se pueda dar sin algo de apoyo externo.

Te pondré un ejemplo:

Antonio lleva un tiempo en estado de depresión, y una de las cosas que lleva mucho tiempo sin hacer es ir a comprar fruta, verdura o carne en lugares específicos. Hasta ahora, lo que ha hecho es ir cada semana a hacer una compra lo más rápido que puede para volver a casa cuanto antes; incluso, en las últimas semanas ni eso: ha pedido comida a domicilio y también ha usado el servicio que tienen muchos supermercados de envío de compra a casa. En sesión, comentaba que nunca ha sido muy social, pero que al menos antes le gustaba salir a comprar a las tiendas del barrio y así se paraba a charlar con algunos vecinos y con los dependientes que le atendían. Teniendo esto en cuenta, ambos valoramos que volver a retomar esas acciones podría tener un impacto positivo en su estado de ánimo y activación, así que se propone para la siguiente sesión que (junto con otras cosas) salga a comprar (esto se planifica debidamente teniendo en cuenta su nivel previo de actividad para que no sea una tarea que le abrume).

Al volver a sesión la siguiente semana, Antonio comenta que ha conseguido hacer algunas cosas, aunque entre ellas no está comprar en tiendas como se había propuesto. Explorando las barreras para esa acción, nos comenta que siente que le van a mirar mal, raro, que le van a preguntar por qué ha estado un tiempo sin ir, y que eso le deprimió hasta el punto de no hacerlo. Como terapeuta, se estima que será mucho más probable que este comportamiento se de en su entorno natural si primero se da en un entorno terapéutico, así que se le propone ir en ese mismo momento de consulta a la frutería más cercana (hay una cerca de la consulta) a comprar alguna fruta que le guste y que podamos comer; elige plátanos, diciendo él que es algo que le costará mucho hacer; se le anima a ello, a que simplemente vaya, compre algunos plátanos, y vuelva. Lo hace, y cuando regresa se comenta lo que ha hecho, cómo se ha sentido, y cómo se siente ahora compartiendo esa fruta con nosotros, que ambos disfrutamos; comenta que se da cuenta de que lo peor es ponerse a ello, pero que después tampoco fue para tanto: en sus propias palabras, "es más el miedo previo que después en el momento". Se le pregunta también cuánto tiempo hace que no iba a comprar así, y cómo se sentía con él mismo cuando veía que había dejado de hacer algo de lo que realmente disfrutaba, para ampliar funciones apetitivas hacia su repetición y aversivas hacia dejar de hacerlo.

En base a esta experiencia que se ha generado en consulta, trabajando fuera de la misma, Antonio ha contactado con un reforzador natural, y esto aumentará la probabilidad de que la semana siguiente salga de su casa a realizar pequeñas compras.

Hasta aquí el ejemplo, y ahora vamos con las dudas que planteas :)

¿Cómo se establece o acuerda con el paciente?

Se plantea la actividad de manera directa y natural; generalmente, en Activación Conductual, el terapeuta es natural y directo en su manera de hablar y dirigir la sesión, hablando de manera distendida y algo informal; algunas maneras de acordar con el paciente puede ser empezar diciendo "Oye, he pensado que hacer XXX quizás pueda venirte bien, pero tampoco estoy muy seguro y quería hablarlo contigo, ¿qué piensas sobre ello?" o "¿crees que aquí, ahora, hay algo que pudieras hacer para animarte?"

¿Se limita a una duración concreta?

Está en función de la actividad. Si es algo discreto, como el ejemplo, dura lo que se tarde en hacerlo. Pudiera ser que se quede con el paciente en la playa, por ejemplo, para dar un paseo, entonces suele tener la misma duración que tendría la sesión en si misma. El tiempo se ajusta también a la capacidad previa de la persona: si hace mucho tiempo que no da un paseo, es mejor empezar por algo pequeño, 10-15 minutos está bien.

¿Se queda con el paciente fuera o dentro de consulta?

Si la actividad puede hacerse dentro de consulta, y la probabilidad de que la persona lo haga en su casa es bien baja, se puede hacer en la propia consulta. Pongamos que la persona disfrutaba mucho de leer, eso puede hacerlo en consulta perfectamente; si la actividad requiere de salir a la calle, y el nivel de activación de la persona no es excesivamente bajo, quedamos directamente en el lugar que sea. En cualquier caso, esto se habla con la persona para ver las posibles barreras que pueda haber, y así ajustar: es posible que necesitemos quedar primero en consulta para trasladarnos junto a la persona al lugar indicado. Aplicamos el principio de graduación.

¿Se restringe a su horario o se establece un horario diferente?

Podemos elegir, para comenzar, el horario en que estimemos que sea más probable que se realice la tarea; a partir de aquí, quizás podamos ver que hay horarios en que a la persona le resulta más complicado, y sin embargo quiere ser capaz, un ejemplo pudiera ser salir a dar un paseo al final del día cuando está más cansado: aquí podemos empezar por un horario en que le resulte más fácil, y poco a poco ir trasladando o ampliando ese comportamiento a otras condiciones.

Como puedes ver, en Activación Conductual no hay una respuesta que valga, de manera estándar, para todos los casos. El análisis funcional y los principios terapéuticos van a actuar como brújula a la hora de saber cómo implementar cada estrategia. Seguir lo que las aproximaciones sucesivas y la graduación de actividades nos indica, nos dará las respuestas, y su aplicabilidad estará en función de cada persona con la que trabajemos.

Nuestra excelente alumna está totalmente preparada para empezar a intervenir de manera conductual-contextual en problemáticas de depresión, ¡nos encantaría que tú también lo estuvieras! Haz click en la imagen y empieza tu historia con nosotros :)

#depresión #activaciónconductual #psicoloterapia #marinopérez

115 vistas

© TerapiasContextuales.Com, Todos los derechos reservados. MÁLAGA.

info@terapiascontextuales.com   |  633 84 44 38   |   Málaga