• TerapiasContextuales.Com

¿Puedo tener una postura ecléctica si soy terapeuta?


Hoy escribimos sobre un tema interesante, que suele suscitar debate entre diferentes profesionales y corrientes. En la cuestión del eclecticismo, las posturas suelen estar polarizadas: quienes defienden que todo vale y que cuantas más estrategias conozca un terapeuta de todo tipo mejor VS quien defiende (y ataca) que ser ecléctico es no tener ni idea de lo que uno hace en consulta y va en contra de la profesionalidad.

Es una postura filosófica que radica en la elección de elementos de diferentes escuelas de pensamiento o teorías que puedan ser compatibles y coherentes entre sí.

Si nos vamos a la filosofía clásica, podemos decir que uno puede ser ecléctico al adoptar un enfoque realista y estoico, o un enfoque estoico y escéptico.

Decir que uno es realista y constructivista no es ser ecléctico, dado que el realismo implica de base que existe una realidad independiente al observador, y el constructivismo asume que toda realidad es resultado y creación del observador: son dos posturas filosóficas que no son coherentes entre sí.

Las Terapias Contextuales tienen una filosofía de base, conocida como conductismo radical AKA contextualismo funcional, y esta filosofía de base puede ser analizada, al igual que cualquier otra, en función de las siguientes concepciones:

Monismo y Dualismo

Las filosofías dualistas hacen una clara diferenciación entre elementos, aún relacionándolos entre sí: decir que emociones, pensamientos y comportamientos públicos están relacionados y a la vez explicar un funcionamiento diferente para cada uno se acerca más a una filosofía dualista que a una monista, un ejemplo claro sería diferenciar entre mente y conducta.

Afirmar que los eventos psicológicos pueden adoptar diferentes formas o topografías y que están regidos por los mismos principios se basa en una concepción monista antes que en una dualista. Afirmar “conducta es todo aquello que un organismo hace en interdependencia a un contexto” está más cerca de una postura monista.

Ontología

Es una rama de la metafísica que -no es broma- estudia lo que hay. Lo que es. Y punto. Ese es el sentido de la ontología: estudiar y conocer aquello que es llegando a respuestas sobre ello y generando a su vez nuevas preguntas.

¿Y hay algo diferente a esto? Pues sí, un enfoque aontológico es aquel que no se preocupa por aquello que es. Le da igual: pasa de la verdad como conocimiento y como fin. Estos enfoques suelen conocerse como pragmáticos, y se preocupan más por obtener ciertos resultados sin interesarse por el conocimiento como tal.

Así que un diálogo entre Juan el ontológico y Laura la pragmática podría ser:

Juan: ¿Acaso no te preocupa la verdad de las cosas? ¿Los secretos del universo? ¿La belleza del conocimiento?

Laura: Pues no. ¿Qué vamos a cenar?

Ahora en serio, Laura le diría que le puede preocupar esos asuntos en la medida en que le sirvan para un fin.

Seguramente, si quisieran tener una relación filosóficamente placentera, ambos deberían aprender a saber no estar de acuerdo.

Diferentes enfoques y disciplinas científicas permiten diferentes niveles de conocimiento: hagamos una distinción entre descripción, relación y causación.

Descripción. Cualquier taxonomía es descriptiva: observa un evento y lo describe, sin más. No pretende explicar qué ocurre entre dos eventos, tan solo mostrar las características formales de aquello que observa. La botánica podría ser un ejemplo, así como la clasificación en salud mental que proporciona el DSM o la CIE: no explican nada, ni relacionan, tan solo describen. Y son útiles describiendo.

Correlación. Proporciona conocimiento de aquello que ocurre cuando dos eventos se estudian de manera conjunta. ¿Qué ocurre con el color del pelo y la zona geográfica? ¿Qué ocurre con el estado anímico y el comportamiento? Pueden establecer relaciones no causales: se observa que a más X menos Y, o que a menos X más Y, o que no hay relación entre X e Y. O que los cambios observados entre X e Y pueden deberse a otra variable que no conocemos.

Causación. Se puede establecer que X es la causa de Y, descartando en gran medida y con poca probabilidad de error otras causas en ausencia de más información. Un modelo regresivo especifica causa entre variables, pues se preocupa de encontrar modelos que expliquen eventos, que a menudo se expresan matemáticamente de formas parecidas a Y=2X+4Z. De manera muy simplista, eso significa que tocando los valores de X y de Z, y solo los de X y los de Z, variamos los de Y, y solo los de Y.

Ahora, un enfoque descriptivo no permite por si mismo establecer correlaciones, y un enfoque correlativo no permite establecer causas entre eventos. En función del nivel de conocimiento deseado, deberemos utilizar un enfoque u otro.

Pero entonces, ¿puedo ser una persona ecléctica o no?

Pues depende. Miremos esta tabla.

Si empleas una técnica que se encuadre dentro de una filosofía monista, desde un enfoque ontológico y pretendes explicar o predecir el comportamiento, podrás ser ecléctica en la medida en que integres otras técnicas que asuman el mismo enfoque.

Si partes de un enfoque dualista, ontológico y descriptivo, no podrás ser ecléctica con estrategias o técnicas que sean propias de un enfoque monista, aontológico y explicativo-predictivo.

¿Y por qué? Bueno, por lo que decíamos al principio: el eclecticismo es una postura filosófica que radica en la elección de elementos de diferentes escuelas de pensamiento o teorías que puedan ser compatibles y coherentes entre sí – lamentamos la posible tautología.

Las Terapias Contextuales consisten en un enfoque monista, aontológico, que genera conocimiento de tipo explicativo-predictivo: si intentas casarlo con estrategias dualistas y ontológicas, vas a tener los mismos problemas que si mezclas agua con aceite.

Puedes tratar de hacerlo: siempre tendrás mejores resultados utilizando el aceite para unas cosas y el agua para otras.

¡Y esta es la manera, como decía el título del post, en que aprender filosofía puede hacerte mejor terapeuta! O igual no lo decía al principio, pero bueno, este es el final, ¿no?

#filosofía #contextualismo #eclecticismo #conductismo

0 vistas

© TerapiasContextuales.Com, Todos los derechos reservados. MÁLAGA.

info@terapiascontextuales.com   |  633 84 44 38   |   Málaga