• TerapiasContextuales.Com

Exposición a lo social para psicólogos. Reflexiones nocturnas desde la activación conductual.




Hoy, nuestro querido compañero y embajador contextual Alejandro nos comparte esta reflexión, fruto de una de las reuniones que mantuvimos en el espacio de embajadores contextuales, ¡no te la pierdas! Mil gracias, compañero :)



Activación conductual. Ok. Decimos que la depresión es un contexto por el que la persona transita. No es la persona en sí misma la que tiene una carencia, una esencia fallada o un problema psicológico individual. Y eso está muy bien. Apenas terminamos de pensar eso, nos damos vuelta y empezamos a tratar a la persona en el marco de una terapia individual en consultorio.


Es decir, en las ideas decimos que está muy bien, que la persona no es la culpable de sus pesares. La sociedad como un todo aparece como un contexto fértil para generar depresiones. Resolver, por ejemplo, en un pequeño grado cuestiones económicas de la sociedad en general, posiblemente acabaría siendo mucho más efectivo y potente para la salud mental de toda la población que la acción de liberar hordas de psicólogos entrenados y deseosos de aplicar sus intervenciones psi.


Esto es, por más ideas que tengamos de la depresión como un contexto ¿al final no estamos simplemente olvidándonos de todo ese contexto social y atendiendo con el mismo encuadre de consultorio individual que usan quienes sí creen que en el individuo está el problema?


Al final ¿no es el paciente con su propio dinero, presencia y trabajo, el que acaba pagando por resolver un problema que tiene un origen social, económico, judicial, institucional más amplio?


Nos adentremos en una metáfora que nos ilumine sobre esta paradoja de la psicología clínica.


Buscar la llave donde hay luz. De noche, hay una persona a la luz de una farola de una esquina urbana, que está mirando vivamente la porción iluminada del piso. Le preguntamos qué busca, y nos responde que busca una llave que se le cayó. Dispuestos a ayudarla, continuamos conversando con ella:


-"Dónde se le cayó?"

-"A mitad de cuadra, más allá" y señala hacia la mitad de la noche, a unos 20 metros.

-"Y por qué no la busca allá"

A lo que responde con una sonrisa calma: -"Lógicamente, porqué aquí hay luz".


En nuestra formación de temas de psicología nos enseñan que hay una interrelación recíproca entre individuo y sociedad. Uno se relaciona con el otro de manera indisoluble. Somos seres sociales, etc. En la escena de la farola, sin embargo, actuamos como aquellos que se ponen a buscar dónde hay luz. No podemos negar que es en el ámbito de la consulta individual dónde tenemos más luces. El encuadre, los objetivos de terapia, nuestras teorías e intervenciones son todas como la farola en medio de la noche. Y entonces nos ponemos a buscar con el paciente. En definitiva, lo que acabamos haciendo en cualquier terapia es, en mayor o menor grado, una serie de confabulaciones, planes y conversaciones estratégicas con el paciente, hablando sobre esa mitad de la noche, sobre aquel contexto nocturno dónde perdió su llave. A veces funciona y a veces no.


Atiendo por videollamada a Lorena, una joven estudiante universitaria peruana que está viviendo hace 6 meses en Francia. Plantea que no da más de enojo con su compañera de cuarto, una australiana de casi su misma edad, que desordena toda la habitación, escucha música a todo volumen y mantiene encendidas las luces del cuarto hasta altas horas de la noche. Lorena no da más de enojo, y a su vez no sabe cómo plantearle las cosas sin dañar la relación. Esto ha sido una pauta en la vida de Lorena, acumular enojos y luego explotar dañando las relaciones. Entrenamos una habilidad cognitiva para tener conversaciones más efectivas. Todo bien, excepto por un pequeño problema. Lorena teme terminar acusando a su compañera de ser una irrespetuosa, desconsiderada y, en definitiva, un ser de mala calaña por hacer semejantes cosas sin la más mínima consideración. Me detengo.

Ahí están las herramientas psicológicas, casi perfectas. Son la solución razonada casi ideal para ese problema. Y, sin embargo ¿qué está pasando?


Cuando nos entregamos cognitiva y felizmente a pergeñar nuestras pequeñas soluciones estratégicamente razonadas, no estamos haciendo otra cosa que buscar la llave dónde hay luz.


-"Bienvenida Lorena, aquí está el saber psicológico. Te puedo servir una buena porción de habilidades de resolución de problemas el día de hoy."


Y juntos buscamos dónde hay luz.


Al abrigo del consultorio virtual que armamos de común acuerdo esa tarde, las cosas parecen ir bien. Sin embargo la oscuridad, un rencor que parece no tener límites aparece ahí, juzgando a esta compañera. Y me animo a que nos quedemos los dos un rato en esa oscuridad. Pasamos un rato sin luz los dos juntos. Sin ver nada, pero sabiéndonos en los terrenos dónde está la llave, ahora en algún lugar más cerca en el piso.


Si decimos que la Activación Conductual, en definitiva afirma que la depresión es algo que está en esa relación de ese individuo con ese contexto. Si creemos que los psicólogos nos hemos equivocado en sólo trabajar con los individuos y quedarnos atónicos e ignorantes de los contextos, solos en nuestras farolas sin ir a la oscuridad de aquello. Y, arrepentidos y dolientes, nos lanzamos ahora sí a las calles. Cruzando los límites del consultorio, superando las prácticas médicas hegemónicas. Saliendo de nuestras comodidades de poder.


Todo eso está muy bien. Puede ser un momento que nos alivie y alivie a otros también.


Y sin embargo creemos que es insuficiente. Es insuficiente ejercer un activismo. Ir allá a lo social y cambiar las cosas de lo social. Este activismo que podríamos ejercer, por más que lo expandamos y ampliemos y cambiemos culturas y animemos a colegas; este activismo no llega a convertirse en una transformación más profunda de ese sujeto.


No llega a convertirse en activación.


Algo más está pasando con Lorena. Allí adentrándonos juntos al frío nocturno del enojo, el remordimiento y la indignación, nos sucede ver un destello de pronto.


Le digo: "Estás buscando echar raíces en ese lugar. Lejos de tu casa, de tus costumbres y tu gente, el mantener las cosas en orden y limpias, cómo a vos te gustan, es parte de verte a ti misma reflejada en un lugar que querés sentir tuyo, propio. Sentirse en casa."


Y Lorena responde: "¿Y ella entonces también está queriendo echar raíces, sentirse en casa, cuando deja las cosas sucias, y cuando escucha su música a todo volumen?"


Algo de luz se abrió. Y tiene la cualidad de ser un descubrimiento conmovedor.


Con esta mirada sobre lo que significa activación, nos referimos a cambiar un marco de referencia. Con una persona que piensa que ella misma es el problema, que sus sentimientos están mal, que el otro que actúa está mal, que hay algo fallado en cómo vive las cosas; nos metemos a acompañarla para entrar en otro marco más amplio. Mucho más amplio. Las condiciones de desarraigo, de pobreza, de soledad, discriminación, etc. Y desde allí echar luz sobre cómo hacemos precisamente en dónde estamos.


En lugar de la satisfacción de la farola del consultorio, vamos a caminar hacia la noche de las actividades de la vida ordinaria.


Y allí hacer.


Es lo que nos permite una experiencia no restringida a lo meramente racional, ver la propia capacidad de buscar en la noche, más allá del miedo y el frío que nos envuelve.


Y cuando, en ese tantear, encontramos un destello de luz en el piso, nos convoca un sentir compartido -que nos excede con mucho, que es parte de un marco relacional infinitamente más amplio y profuso que nuestra simple existencia individual.


Activación es esa apertura al hacer propio que produce destellos en las noches.


Cuando podemos obrar ahí en la oscuridad de lo social que nos atraviesa absolutamente, y que nos asevera que en la noche sólo el miedo, la parálisis y el frío son posibles.


Es ahí donde, como psicólogos/as, podemos acompañar al otro a hacer a pesar de todo; a ir y buscar la llave dónde efectivamente está -por más que no veamos nada.


Para conocer la manera en que Activación Conductual puede ayudarte como terapeuta, no te pierdas nuestra formación online.





© TerapiasContextuales.Com, Todos los derechos reservados. MÁLAGA.

info@terapiascontextuales.com   |  633 84 44 38   |   Málaga